¿Porque comprar un seguro de hogar?

En los tiempos (de crisis) que corren, quien tiene una vivienda tiene un tesoro. Por eso, no es de extrañar que contratar un seguro del hogar sea casi una obligación. Solo de esta forma viviremos con la seguridad de estar protegidos frente a los posibles daños o imprevistos que pudiera sufrir nuestra vivienda y/o los bienes que se encuentran en ella.
La cobertura de los seguros del hogar cubren por separado el continente, el contenido y la responsabilidad civil.
El continente se refiere a la vivienda en sí, instalaciones y elementos fijos (paredes, suelos, puertas, ventanas, calefacción, antena de televisión, electricidad, gas, etc.) y el contenido al conjunto de bienes que se hallan en su interior (muebles, electrodomésticos, ropa y demás enseres). La garantía de responsabilidad civil cubre los daños causados a terceros, ya sea por un incidente de agua, luz o gas.

La mayoría de las compañías aseguradoras incluyen en sus pólizas los desperfectos por incendio, inundaciones y/o robos. No obstante, es importante leer bien la letra pequeña del contrato y todas las cláusulas, porque existen muchos tipos de seguros del hogar y cada uno tiene diferente cobertura, según el tipo de vivienda y el uso que se le dé.
Llegados a este punto, es importante saber que a la hora de contratar uno no es necesario que aseguremos el continente (la vivienda) por el valor total, ya que este incluye el valor del terreno, que, aún en caso de siniestro total, siempre estará ahí.
En cuanto al contenido, antes de firmar la póliza es fundamental que nos informemos de cuáles son las limitaciones y exclusiones y de qué forma el seguro repondrá los objetos dañados. Debemos fijarnos en si la indemnización está establecida a precio de reposición o de mercado.
Lo más recomendable es que aseguremos el contenido a precio de reposición. Esto significa que, en caso de sufrir algún daño, el seguro cubrirá el frigorífico, la lavadora o la televisión siniestrada por otros nuevos de similares características, sin tener en cuenta la antigüedad de los mismos. Si la indemnización está fijada a precio de mercado, la compañía aseguradora repondrá el objeto por un valor inferior.
Por último, el precio del seguro del hogar dependerá de la selección de las coberturas y servicios que contratemos:
  • Incendio (importante: preguntar si se hacen cargo del siniestro en caso de ser producido por un descuido).
  • Daños en electrodomésticos por alteraciones de la corriente eléctrica (caída de rayos, subida/bajada de tensión, cortocircuito).
  • Restauración estética del continente y del contenido.
  • Robo (precisar los objetos). El hurto (sustracción sin violencia) no suele estar cubierto.
  • Rotura de cristales.
  • Reposición de llaves y cerraduras (en qué casos).
  • Gastos de alquiler de una vivienda provisional.
Localización y envío a domicilio de profesionales (albañiles, electricistas, fontaneros, etc.).
Fuente club59mas

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Que es un crédito revolvente? sus características

Las mejores ofertas del Black friday 2014

Consejos para mejorar la vida de tu auto y bajar gastos